• Miembros APG

Clubhouse no es más que un resultado. Por María Fernanda Arturo.

María Fernanda Arturo, Planning Director en GREY.


La llegada de Clubhouse nos deja claro que la forma en la que nos relacionamos, consumimos contenido y obtenemos respuestas evoluciona, al igual que las plataformas.


Primero, un breve contexto sobre la aplicación: Clubhouse es una plataforma de audio interactivo en tiempo real en la que las personas entran a salas (rooms) en donde se conversa sobre uno o varios temas; desde negocios, intereses culturales, marketing, hasta cine o una simple conversación casual, teniendo la oportunidad de participar o simplemente escuchar.


¿Cómo puedes tener una cuenta? Accedes cuando algún contacto tuyo te invita. Actualmente está en beta y solo está disponible para iPhone, pero se está trabajando en distintas actualizaciones y avances latentes incluyendo el lanzamiento para Android. Fue creada por Paul Davison y Rohan Seth, un ex ingeniero de Google y un empresario de Silicon Valley graduados de Stanford que han conseguido convertirla en un unicornio. Puedes ver su histografía aquí.


Audio+ interacción + aprendizaje: La mezcla que decodifica la necesidad de las personas.


Utilizar solo la voz, comparado con los videos, filtros, historias, reels y las múltiples posibilidades de Tik Tok, parecería ser un retroceso o una “simple” reinterpretación de la radio, pero realmente, el uso de la voz tiene un fondo lleno de valor: escuchar la voz resulta más íntimo, cercano, y además no carga con toda la tensión que trae el exponerse frente a una cámara. Trae esa ligereza de la que habla Gilles Lipovetsky refiriéndose a una sociedad que valora todo aquello que les aliviane la vida, que les quite el peso de lo incómodo, que facilite el consumo y todo esto llega gracias a las posibilidades que trae la tecnología.


Esos que parecen “pequeños cambios” -como hacerlo en vivo e interactivo- hacen realmente grandes diferencias y crean nuevas plataformas llenas de valor y posibilidades para relacionarnos, para aprender, para los negocios y para las marcas.


Con la pandemia se han acelerado desarrollos como Clubhouse debido a que las personas han empezado a buscar nuevas maneras de conectarse entre sí, con cercanos y extraños, a sentir que esas interacciones son cada vez más reales y eso implica la inmediatez, el tiempo real y el poder hacer parte. No basta con ser receptores al consumir el contenido, sino hacer parte de él, participar y ser escuchado que es precisamente lo que plataformas como Clubhouse permiten.


Por último, está el ingrediente del aprendizaje: las personas están ávidas de conocimiento y casi como una contraparte del ocio vacío o de las horas que pueden pasar mientras saltamos de Tik Tok en Tik Tok, existe una fuerte necesidad de que el contenido que se consuma aporte de alguna manera -sea espiritual, intelectual, económica o emocionalmente-. Transitar entre las ‘salas’ de la aplicación es como estar en festivales o congresos en los que vas de una charla a otra compilando conocimiento, haciendo networking y viviendo experiencias.


Y si aún no se ha relacionado mucho con la movida de esta red, dejo este abrebocas sobre algunas de las próximas actualizaciones de la plataforma que se han anunciado:


  • Lo más importante: Sostener la escalabilidad primero antes de extenderse a funciones muy sofisticadas.

  • Ser infinita: Una plataforma completamente abierta que no determine límites de nada. Sin topes en la cantidad de personas en un club o sala, o en la cantidad de horas que pueda durar una conversación.

  • Control en seguridad de datos y moderación del acoso y posturas extremistas que hagan daño a la comunidad.

  • Monetización: Davison y Seth declararon que planean ganar dinero por medio de eventos con entradas pagadas (el primer concierto por Clubhouse fue el pasado sábado), suscripciones y propinas, pero no venderán anuncios.

  • Para las marcas: Por ahora, sus creadores quieren que sean las personas quienes lleven la voz; se podrán abrir o utilizar perfiles de usuarios que representen a marcas o clubes sobre estas, la forma de monetizar será a través del patrocinio de salas, clubes y speakers. Sin embargo, el poder de los mensajes estará en la audiencia y las marcas deberán enfocarse en tener voceros/as que generen conversaciones de valor por ellas y en convertirse en el tema de conversación.


Aunque hace muchos años no se veía venir un unicornio tan contundente, es interesante poder tener en la mira cómo esta plataforma evoluciona en Latinoamérica, no solo en la medida que se superen las barreras de sistema operativo e idioma, sino que grandes competidores como Facebook y Twitter ya están desarrollando sus propias versiones.


Para los equipos de mercadeo, agencias y estrategas, el reto está no solo en adaptarse rápidamente a las nuevas plataformas sino en entender constantemente los motivadores de las personas, qué es lo que las lleva engancharse con estas, qué comportamientos se refuerzan, cuáles son sus nuevas búsquedas, y así lo que hagamos conecte profundamente, responda a ese cambio constante y haga parte de la evolución.


Efe Arturo

Strategic Planning Director. Publicista enfocada en planeación estratégica y cuidado de marca, con una especial afinidad por la fotografía y el arte.

Clubhouse: @efearturo

66 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo